¿Qué son los equivalentes de efectivo?

En las finanzas todos tenemos claro qué es el efectivo, pero cuando entramos el tema de los informes financieros como el balance de situación financiera encontramos una línea que suele llamar la atención: efectivo y equivalentes de efectivo.

¿A qué se le llama equivalentes de efectivo?

Las NIIF nos dice:

Los equivalentes al efectivo son inversiones a corto plazo de gran liquidez, que son fácilmente convertibles en importes determinados de efectivo, estando sujetos a un riesgo poco significativo de cambios en su valor.

Los equivalentes de efectivo también son considerados un buen indicador de salud financiera de la empresa.

Los analistas pueden estimar si es conveniente invertir en una empresa por su capacidad para generar efectivo y equivalentes de efectivo, esto debido a que indica cómo una empresa puede contar con efectivo para para pagar sus obligaciones durante un corto período de tiempo.

⏩ Puedes consultar también el post sobre el estado de flujo de efectivo donde este elemento del balance es muy relevante. ⏪

Características de los equivalentes de efectivo

Las características que a continuación se presentan deben ser consideradas en su conjunto y no en forma aislada. Es decir que deben ser cumplidas en su totalidad para que la inversión sea considerada como equivalentes de efectivo.

  • Que se puedan convertir a dinero en menos de 90 días.
  • Que no tenga restricciones o penalizaciones para convertirla en efectivo.
  • El riesgo de pérdida de valor de estas inversiones debe ser mínimo.
  • Se mantienen para cumplir obligaciones a corto plazo.

Ejemplos de equivalentes de efectivo

  • Inversiones en depósitos plazo fijo (máximo de 90 días).
  • Fondos en monedas extranjeras.
  • El riesgo de pérdida de valor de estas inversiones debe ser mínimo.
  • Metales preciosos amonedados (pueden ser monedas conmemorativas elaboradas con materiales preciosos por las casas de monedas de algunos países, ver este ejemplo de la Casa de Moneda de México

Normas de valuación de los equivalentes de efectivo

Todos los equivalentes de efectivo en su reconocimiento inicial debe hacerse a su costo de adquisición, el cual corresponde al monto pagado de efectivo o equivalentes pagados al momento de la adquisición.

Los equivalentes de efectivo en monedas extranjeras deben convertirse o reexpresarse a la moneda de informe usando para ello el tipo de cambio vigente (en que se pudo haber realizado) a la fecha de cierre de los estados financieros. Los efectos de conversión deben ser reconocidos en los resultados cuando se devenguen.

Los equivalente de efectivos en metales preciosos amonedados y las inversiones a la vista deben valuarse a su valor razonable. Para tal situación deben utilizarse su valor neto de realización a fecha del cierre de los estados financieros. Los efectos por cambio en su valor deben ser reconocidos en los resultados conforme se devenguen.

¿Para qué se usan los equivalentes de efectivo?

Cuando una empresa tiene un excedente de efectivo puede recurrir a estas inversiones de corto plazo como parte de una planificación del efectivo.

Ahora no solo se trata de tener excedentes de efectivo, sino que también hay otras razones por las que las empresas pueden mantener equivalentes de efectivo, entre ellos:

Capital neto: es parte del capital de trabajo neto de la empresa (activos corrientes menos pasivos corrientes), que utiliza para comprar inventario, cubrir gastos operativos y realizar otras compras.

Reserva de efectivo: también brindan un soporte para que la empresa los convierta rápidamente en efectivo si los tiempos se vuelven poco prometedores.

Financiar adquisiciones: se mantienen en reserva para la compra de activos como maquinarias, etc.

Si no cumple las características que se presentaron anteriormente, no pasa nada. Simplemente se reclasifican según corresponda y se presentación y valuación responderá a otras regulaciones de las NIIF.

¿Las criptomonedas son efectivo o equivalentes de efectivo?

Criptomoneda bitcoin equivalentes de efectivo

Las monedas extranjeras se reconoce como equivalentes de efectivo, no así las criptomonedas porque a pesar que es una moneda virtual, pero carecen de las mismas características de estas.

Las criptomonedas, como BitcoinEthereum, entre otras, aún son parte de la evaluación del IASB y por ahora (febrero 2019) no se encuentran referenciadas en las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).

Esto es parte de registro compartido por Deloitte sobre este tema sobre el tema: Cryptocurrencies.

“El IASB ha considerado la naturaleza de las criptomonedas y concluye que las criptomonedas no cumplen con la definición de activo financiero porque: (i) las criptomonedas no tienen características de «efectivo» ya que no hay pruebas suficientes para respaldar una posición que se acepta ampliamente como un medio de intercambio y (ii) aunque las criptomonedas representan una unidad de valor en una cadena de bloques, esta unidad no le otorga al titular el derecho contractual de recibir efectivo de otra entidad o de intercambiar activos o pasivos financieros en condiciones potencialmente favorables, en lugar de los titulares de una criptomoneda debe vender la criptomoneda en un intercambio especializado para obtener efectivo por ella.»

El tratamiento más recomendado es asumirlas como otros activos y medirlas a valor razonable, haciendo las revelaciones necesarias sobre que dicha inversión carece de garantía de retorno y de que no cuentan con respaldo legal.

Finalmente este vídeo creo que te puede servir para reforzar las ideas anteriormente tratadas:

Ahora es tu turno, comenta que te ha parecido este post y no olvides compartirlo.

Leave a Reply

cinco × tres =