¿Qué es el principio de partida doble?

El principio de partida doble es un sistema de registro que sirve de base para la contabilidad moderna.

Para hacer contabilidad es indispensable que apliques este principio y paso a explicarte por qué y cómo utilizarlo.

¿Hay registros de partida simple?

Si hablamos de partida doble, ¿entonces hay partida simple?

Si con “partida simple” nos queremos referir a un sistema de entrada único. Sí, sí lo hay.

Un sistema de entrada único solo reconoce una parte de la transacción.

Te lo explico.

Por ejemplo, una simple anotación de una salida de dinero en un libro de caja o en un cuadro de control en una hoja de cálculo, etc. es un registro de una partida simple.

Por otro lado, a lo mejor anotes en otro libro a qué se destinó esa salida de dinero pudiendo ser un gasto, un pago de una factura, etc. Ese sería otro registro simple.

Otro registro de partida simple, para cerrar la idea, es un talonario de cheques.

Como te darás cuenta para llevar contabilidad este tipo de registro es bastante impráctico pues no tenemos una relación directa entre los eventos involucrados.

Y es mucho más complicado cuando tengamos demasiadas transacciones comerciales.

Este tipo de registro solo es conveniente para un pequeño negocio que no esté obligado a llevar contabilidad (una pequeña tienda de barrio, por ejemplo).

El principio de partida doble es la base de la contabilidad

El principio de dualidad o de partida doble es una convención que nos permite considerar todos los aspectos de una transacción comercial.

En otras palabras, cada transacción tiene un doble efecto: un débito y un crédito correspondiente.

¿Qué es el débito y el crédito?

El débito es la parte de la transacción que representa un aumento en los activos y gastos; y la disminución en pasivos, patrimonio o capital e ingresos.

El crédito es la porción de la transacción que representa el aumento en los pasivos, patrimonio e ingresos. Por contra es la disminución de activos y gastos.

De este modo que cada débito tiene un crédito correspondiente y viceversa. De ahí que la dualidad de estos son la esencia de este principio.

Para evitar confusiones estos términos en la contabilidad tienen el mismo significado:

Débito, es lo mismo que decir: Debe o Cargo

Crédito, es lo mismo que decir: Haber o Abono

Por cierto, los términos debe y haber o débito y crédito como a mi gusta más usar, tienen su origen en la época del Renacimiento, es decir en Europa Occidental allá por los siglos XV y XVI.

Cuando registraban en sus libros una transacción de venta a crédito anotaban: el señor fulanito debe tal cantidad de dinero.

Al anotar una compra a crédito anotaban: el señor menganito confía que se le pagará tal cantidad de dinero por compra al crédito. La palabra crédito viene del verbo latino credere (creer, confiar).

¿Qué es la ecuación contable?

La dualidad que vimos anteriormente con el débito y crédito se expresa en una ecuación fundamental de la contabilidad conocida como ecuación contable que siempre mantiene el equilibrio.

La ecuación es:

Activos totales = Pasivos + Patrimonio

A esta ecuación también algunos le llaman ecuación patrimonial y desde luego se hace visible en el balance.

Por lo cual, la aplicación del principio de partida doble expresada en esta ecuación garantiza que todos los aspectos de una transacción queden registrados en los estados financieros del negocio.

Tan así que si te faltan un par de centavos, pues no lograras cerrar el balance.

Un poco de historia de la partida doble

El principio de la partida doble se remonta al siglo XVI.

Podemos decir que a partir de ahí la contabilidad se baso en este principio para dar lugar a una contabilidad moderna.

Te recomiendo leer un poco sobre Luca Pacioli para completar este tema.

Él popularizó esta forma de registro en la época del renacimiento y que era usada por los comerciantes venecianos en su obra Summa de arithmetica, geometría, proportioni et proportionalita (Venecia, 1494).

¡Vaya que ha pasado agua bajo el puente!

El mayor reconocimiento vino de Max Weber que declaró que el capitalismo moderno fue posible gracias a dos situaciones: por una parte la aparición de la ética protestante y por el otro al estudio y divulgación de la partida doble en la contabilidad.

Ejemplos de la partida doble

Los datos para este ejemplo son los siguientes:

  1. Compra de maquinaria en efectivo por $ 100.000.
  2. Venta de mercadería al crédito por valor de $300.000, cuyo costo de inventario es de $220.000.

Los registros en el libro diario quedan de la siguiente manera:

Registro partida doble

1 Compra de maquinaria

Como vemos la ecuación contable se mantiene porque hubo un aumento de un activo y una disminución de otro activo por contra en el mismo balance.

2 Emisión de una factura a un cliente

En este caso hay un aumento del un activo al registrar la factura emitida al cliente en las cuentas por cobrar en el balance.

Las ventas, que se presentan en el estado de resultados, provoca un aumento en las utilidades del ejercicio que en el balance se muestran en el patrimonio.

3 Costo de lo vendido

En el caso del costo de ventas hay una disminución del activo y a la vez una disminución del patrimonio dado que reconocer el costo en el estado de resultados significa una disminución en la utilidades del ejercicio, que finalmente se muestran en el patrimonio.

En el siguiente ilustración se visualiza el efecto del registro en los tres componentes del balance, asumiendo que este presentaba estos saldos iniciales en la ecuación contable:

Activos: $ 200.000 = Pasivo $ 130.000 + Patrimonio $ 70.000

Partida Doble y Ecuación Contable

Como te das cuenta el principio de partida doble es muy práctico.

Recuerda que siempre debe mantenerse la ecuación contable.

Si te gusto el post hazlo saber en la caja de comentarios. No olvides compartir.

2 Comments

  1. ignacio 5 marzo 2020
    • Marlon Melara 5 marzo 2020

Leave a Reply

diez − cinco =